¿Qué es el sujeto pasivo del IVA?

Aunque lo habitual es emitir y recibir facturas formadas por una base imponible e IVA, cabe destacar la existencia de la “inversión del sujeto pasivo”. No te preocupes si no sabes de lo que hablamos, ¡hoy vamos a explicarte qué es esto del sujeto pasivo del IVA!

sujeto pasivo del IVA

Para comprender mejor este post, te recomendamos encarecidamente leer las diferencias entre el IVA soportado y repercutido.

¿Qué es el sujeto pasivo?

El sujeto pasivo se trata de la persona física o la persona jurídica sobre la que recaen las obligaciones fiscales:

  • Obligación tributaria principal: abono de la cuota.
  • Obligaciones formales: presentar modelos, llevar ciertos libros, etc.

Hay dos clases de sujetos pasivos:

  • El contribuyente, cuando estos deberes los asume quien realiza el hecho imponible.
  • Un sustituto fijado por la ley para encargarse de las obligaciones, en vez del contribuyente.

Es decir, aunque casi siempre coinciden, no es lo mismo el sujeto pasivo del IVA (u otro impuesto) que el contribuyente. El contribuyente es la persona (jurídica o física) llamada a soportar la carga del tributo, por ser el titular de la capacidad económica que ocasiona el hecho imponible.

¿Qué es la inversión de sujeto pasivo?

La inversión del sujeto pasivo del IVA implica que la condición de sujeto pasivo recae en el destinatario de la operación. En otras palabras, en quien recibe un servicio o en quien compra un producto, no en la persona que los ofrece. Para realizar la inversión del sujeto pasivo, hace falta que el destinatario constituya un empresario o un profesional, además de actuar como tal.

¿En qué casos se da la inversión de sujeto pasivo?

La inversión del sujeto pasivo del IVA ocurre en la transmisión de estas operaciones:

  • En operaciones realizadas por personas o por entidades no establecidas en el territorio de aplicación del tributo.
  • En entregas de oro sin elaborar, así como productos semielaborados de oro de ley (a partir de 325 milésimas).
  • En entregas de bienes inmuebles en estos casos:
    • Cuando se dé la renuncia a la exención del IVA, prevista para la venta de edificaciones por un profesional o empresario que no sea el promotor de las éstas, además de para algunas ventas de terrenos rústicos.
    • Como consecuencia de un proceso concursal.
    • En ejecución de una garantía constituida sobre tales inmuebles (en especial, ejecución hipotecaria).
  • En prestaciones de servicios que tengan como finalidad los derechos de emisión de gases de efecto invernadero.
  • En ejecuciones de obra (haya o no aportación de materiales) y en las cesiones de personal para su realización. Por contratos formalizados entre el promotor y el contratista, de manera directa, para la urbanización de terrenos o la construcción/rehabilitación de edificaciones.
  • En algunas entregas de plata, platino y paladio. Sea en bruto, en polvo o semilabrados.

Entre otros ejemplos.

¿Cómo facturar con inversión de sujeto pasivo?

¿Las operaciones que acabamos de mencionar forman parte del desarrollo de tu actividad profesional o actividad empresarial? En ese caso, te encontrarás en un supuesto de inversión del sujeto pasivo de IVA. Así que tendrás que facturar teniendo en cuenta las siguientes precisiones:

  • Emitir factura sin IVA: pues es el propio consumidor el encargado de declarar y satisfacer este impuesto.
  • Indicar la normativa aplicable y hacer mención obligatoria: a la hora de facturar, deberás estipular que la operación está afectada por un supuesto de inversión del sujeto pasivo del IVA.
  • El total de la factura equivale a la base imponible: el importe que tendrán que pagarte no incluirá el IVA, pues es el destinatario quien se ocupa de declararlo a la Agencia Tributaria.

El hecho de que no estés obligado a repercutir el IVA en tu factura, no obstante, no significa que dejes de reflejar los importes de estas ventas en el modelo 303 o 390.

¿Recibir factura con inversión de sujeto pasivo?

¿Eres autónomo o empresario y has recibido una factura con inversión de sujeto pasivo? Entonces, tienes que “autorrepercutirte” el IVA. Es decir, en el modelo 303 y 390, debes incluir el importe que corresponda a la operación tanto en la parte de IVA devengado como de IVA deducible.

Obligaciones del sujeto pasivo del IVA

Según indica la Agencia Tributaria, los sujetos pasivos están obligados a:

  • Presentar declaraciones de carácter informativo: modelo 036 o 037, formulario 035, modelo 347, modelo 349, modelo 390…
  • Presentar autoliquidaciones y de ingresar su importe.
  • Solicitar un número de identificación fiscal, además de acreditarlo cuando sea necesario.
  • Expedir y enviar facturas de sus operaciones, así como conservar una copia de éstas.
  • Llevar la contabilidad y los registros que correspondan.
  • Nombrar representante.

Para más información, puedes consultar la propia web de Hacienda.

¿Infracciones en operaciones con inversión de sujeto pasivo?

No haber autorrepercutido el IVA supone una infracción. Asimismo, Hacienda puede considerar que el destinatario es responsable solidario si no se comunica la inversión del sujeto pasivo a una o varias operaciones.

Conclusión

Conocer qué es el sujeto pasivo del IVA es una de las cuestiones más importantes si te preguntas cómo hacer una factura paso a paso. Esperamos que este texto te haya sido de ayuda para cumplir tus obligaciones tributarias y contables.

ideatuempresa