¿En qué consiste el ROE y para qué sirve?

La meta de los accionistas o los socios de una empresa no es otra que conseguir rentabilidad. Por esta razón, resulta esencial medir de forma concreta el rendimiento del capital utilizado en una inversión. El indicador financiero más preciso para evaluar la rentabilidad de éste es el Return on Equity. Por ello, hoy te contamos en qué consiste el ROE y para qué sirve.

personas trabajando en oficina

¿Qué es el ROE?

El ROE se trata del indicador más empleado para valorar el nivel de rentabilidad de una empresa. Cuanto mayor sea el Return on Equity (nombre en inglés), mayor será el rendimiento que una organización puede producir, en relación con los recursos propios que usa para financiarse.

Por ende, es fundamental para conocer las características de una pyme.

¿Para qué sirve el ROE?

En pocas palabras, el ROE sirve para medir la capacidad que posee un euro de capital para generar un cierto rendimiento dentro de la empresa.

¿Cómo se calcula el ROE?

La rentabilidad acostumbra a expresarse como porcentaje. Su fórmula es la siguiente:

Return On Equity = Beneficio Neto después de Impuestos / Capitales propios.

EJEMPLO: Una compañía posee unos fondos propios de 500 mil euros y logra un beneficio neto de 100 mil. Por ende, su ROE es del 20% (100.000/500.000).

Pero… ¿Qué entendemos por capitales propios? Pues es la diferencia entre el activo y el pasivo exigible. Es decir, se trata del patrimonio neto conforme al vigente Plan General de Contabilidad. En definitiva, la suma del capital social, las reservas y resultados del ejercicio.

Componentes del ROE

En 1992, Donaldson Brown (ejecutivo financiero de General Motors) se preguntó por qué se daban las fluctuaciones del ROE de las empresas.

dibujo de hombre subiendo gráfico de barras como si fuera una escalera

Entonces, se propuso estudiar diversos parámetros para fragmentar su cálculo y, así, hallar una explicación lógica a dicho fenómeno. Éstas son las relaciones que analizó:

  • Entre el beneficio neto y el beneficio después de impuestos: representa la carga fiscal de la empresa.
  • Entre el beneficio neto y el beneficio antes de intereses: mide el volumen de deuda y el coste en intereses de la misma.
  • Entre las ventas y el resultado de las operaciones: manifiesta los márgenes de utilidad.
  • Entre las ventas y los activos: refleja el número de veces que las ventas han cubierto la cuantía de los activos totales.
  • Las veces el patrimonio neto se encuentra contenido en los activos: indica el nivel de endeudamiento de la sociedad.

Brown descubrió la alta influencia del endeudamiento sobre el Return on Equity.

La capacidad de una empresa de generar rentabilidad no se debía tanto al aumento o expansión de actividad, sino a la disminución de costes por deudas.

¿Qué importancia tiene el ROE para inversores?

El ROE es bastante vigilado por los inversores, pues expone la capacidad que una sociedad tiene de producir valor para sus accionistas. En especial, cuando se pone en relación a su coste de capital.

Lógicamente, cuando un socio capitalista proporciona fondos a una compañía, necesita comprobar que su inversión va a aportarle un beneficio neto. El ROE indica si la empresa está gestionando adecuadamente el capital que ha depositado. Dicho con otras palabras, un accionista podría replantearse su participación en sociedad si este índice no satisface sus expectativas de rendimiento económico.

¿Por qué es importante el ROE para la empresa?

Desde la perspectiva de la empresa, el ROE permite conocer el uso que se le están dando a las inversiones de sus socios, así como saber si tales fondos están generando beneficios o no.

Por otra parte, este indicador contribuye retroalimentar el proceso de inversión de capital. Es decir, en caso de que la compañía posea un alto grado de rentabilidad sobre sus propios recursos, llamará la atención de más socios capitalistas. Por lo que sus posibilidades de expansión económica se acrecientan. En cambio, un ROE bajo transmite desconfianza para los inversores.

¿ROE, ROA o ROI?

Aparte del ROE, existe otros medidores que pueden informar sobre la posible rentabilidad económica de invertir en una sociedad:

  • ROA: Return on Assets. Calcula la rentabilidad de una empresa con respecto su activo total, su fórmula consiste en dividir el beneficio neto entre activo total. Cuanto mayor sea el ROA, mejor. Sin embargo, también hay que tener en mente el nivel de endeudamiento.
  • ROI: Return on Investments. Alude al rendimiento de una inversión, a cuánto capital consiguió o perdió una compañía en relación a las inversiones realizadas. El ROI será mejor cuanto más alto resulte su índice.

Estos dos indicadores son útiles para conocer los retornos producidos, en proporción a activos e inversiones. En cambio la rentabilidad financiera (lo que mide el ROE) se fundamenta en los recursos propios. Un buen inversor siempre ha de valorar todos los indicadores que pueda a la hora de tomar decisiones.

Conclusión

Ahora ya conoces en qué consiste el ROE y para qué sirve. En definitiva, para estudiar la rentabilidad producida por una empresa sobre sus fondos propios. Sin duda, un medidor esencial para todos los tipos de sociedades en España.

ideatuempresa