¿Qué es el EBITDA de una empresa y cómo se calcula?

¿Tienes una pyme y no sabes qué es el EBITDA? Este indicador resulta fundamental para conocer si un negocio prospera o no. Así que hoy te enseñamos a calcularlo de manera sencilla. ¡Atento a la lección!

manos de persona haciendo cuentas en escritorio

¿Qué es el EBITDA?

El EBITDA (“Earnings Before Interests, Tax, Depreciation and Amortization”) es un indicador contable de la rentabilidad de una empresa. Se trata del concepto de resultados antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

En otras palabras, representa el beneficio bruto de explotación antes de deducir los gastos. Ayuda a los expertos en información financiera a analizar el comportamiento y la situación económica de las empresas.

También se conoce como resultado bruto de explotación.

¿Para qué sirve el EBITDA?: ventajas

En primer lugar, es útil para conocer los resultados de tu proyecto sin atender factores financieros ni tributarios. Vamos, que te permite saber si tu negocio en sí funciona, independientemente de cómo lo hayas financiado.
Secundariamente, sirve para comparar la rentabilidad de diferentes compañías en términos homogéneos: sus datos históricos, su salud y vitalidad, etc. Incluso aunque provengan de distintos países.
Asimismo, te ayuda a comprobar la solvencia de tu empresa. Ya que este indicador te enseña cuánto dinero dispone tu negocio para abonar sus deudas, una vez restados los gastos más importantes.

¿Cómo se calcula el EBITDA?

Lo primero que tienes que hacer es tomar el Resultado de Explotación (EBIT). A éste, súmale las cantidades para dotar provisiones. Para acabar, suma el montante que corresponda a amortizaciones productivas. ¡Y así se calcula el EBITDA!

EBITDA = Resultado de la explotación + Depreciaciones + Amortizaciones

O visto de otra manera:

EBITDA = (Ingresos – costes fijos – gastos de administración y ventas) + Depreciaciones (provisiones) + Amortizaciones

Ejemplos

Pongamos que tu empresa obtiene unos ingresos netos de 200 mil euros. Asimismo, tus gastos administrativos son de 50 mil, tus costes de ventas de 70 mil, 10 mil euros corresponden a amortización y 20 mil son de depreciación.

En este caso, la cuenta del EBITDA quedaría así:

(200.000 € – 70.000 € – 50.000 €) + 10.000 € + 20.000 € = 120.000 €

Consideraciones al analizar el EBITDA

Cabe recordar que este indicador es un resultado muy puro, que no refleja tu situación financiera real, sino la probabilidad de que tu empresa pueda generar o no liquidez. Por cierto, no te pierdas nuestra guía con las principales opciones que tiene el autónomo para obtener liquidez.

¿Qué diferencias hay entre EBITDA y EBIT?

El EBIT (“Earnings Before Interest and Taxes”) es otro indicador financiero. Aunque, al contrario del EBITDA, únicamente tiene en cuenta las ganancias o los beneficios antes de los intereses y los impuestos. Es decir, no considedera la depreciación y la amortización.

¿Qué significa un EBITDA negativo?

Un valor de EBITDA negativo indica que un proyecto no resulta viable. Así que muchas compañías lo usan como razón o justificación suficiente para averiguar que dicho negocio no generará los beneficios o ganancias deseadas.

¿Cuándo se considera óptimo?

El nivel óptimo de EBITDA guarda relación con el ámbito económico al que pertenezca tal proyecto (pues, por ejemplo, el sector tecnológico normalmente tendrá una deuda superior a la del agroalimentario), así como el nivel de apalancamiento que posee. Por tanto, no siempre una deuda significa que exista un panorama negativo. Dado que si se tienen los recursos para abonarla, no supondrá un factor negativo.

En base a ello, se puede decir que el mejor EBITDA es el que sea positivo. O cuando se poseen los recursos para pagar una deuda de manera progresiva.

Conclusión

Ahora conoces lo básico sobre el “Earnings Before Interests, Tax, Depreciation and Amortization” o EBITDA: qué es, para qué sirve, cómo se calcula, en qué se diferencia del EBIT, etc. Esperamos que este texto te haya resultado de ayuda. Con este importante indicador, podrás averiguar el beneficio bruto de explotación de tu negocio antes de deducir gastos (intereses, impuestos, depreciación, amortización).

Si este artículo te ha interesado, no puedes perderte en qué consiste el ROE y para qué sirve. Pues también sirve para valorar el nivel de rentabilidad de una empresa.

ideatuempresa